Este post pretende ser el “libro de instrucciones” que nunca leemos; en este caso te pido que si has llegado hasta aquí sigas adelante.

Hablando con un cliente sobre la calidad de las chimeneas y su vida útil surgía la siguiente reflexión: ¿Qué tipo de mantenimiento necesitan las chimeneas-estufas? A priori puede parecer algo obvio pero no está de más recordarlo:

Leer bien las instrucciones, todo aparato, del tipo que sea, viene con un libro de instrucciones, hay que tenerlo siempre a mano para echarle un vistazo de vez en cuando

.Primer encendido, cuando encendemos una chimenea o estufa por primera vez siempre desprende olor y algo de humo, esto es normal y no hay que alarmarse: es la pintura que se está asentando. Eso sí, igual tenemos que abrir las ventanas para ventilar el ambiente.

Elementos a revisar:

  1. Juntas cerámicas; esto no tenemos que hacerlo siempre, pero después de unos años de uso hay que comprobar que las mismas se encuentran en buen estado. Si no es así, por menos de 20€ podemos comprar un kit de pegamento y junta para sustituirlas.
  2. Parrilla donde se hace el fuego, aunque son muy robustas, son el elemento que más sufre de la chimenea y con el uso se van deformando. Todos los fabricantes disponen de su correspondiente recambio.
  3. Conducto, por supuesto, el deshollinado anual no puede faltar.

Otra cosa importante: el tipo de leña que utilicemos, tanto la calidad de la misma (evitar las maderas resinosas) como el estado (lo más seca posible); y, por supuesto, totalmente descartadas las maderas tratadas.

Con estos cuatro consejos no tenemos que tener ningún miedo a la hora de encender la chimenea.

chimeneas, deshollinar chimeneas, ecología, saneamiento chimeneas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies