Cuando deshollinamos chimeneas nos encontramos, más a menudo de lo que nos gustaría, conductos en bastante mal estado. A veces se trata de chimeneas con más de treinta años de antigüedad y, durante todo ese tiempo, nadie ha verificado el estado de las mismas.

Algo que suele ocurrir muy a menudo es que nos compramos una casa y el vendedor nos dice que tiene chimenea, encendemos un periódico para comprobar si tiene buen tiro y, a partir de ahí, tira millas: compramos una chimenea elegante y le ponemos un precioso revestimiento de pladur. MAL HECHO. Antes de todo eso: DEBEMOS VERIFICAR EL ESTADO DEL CONDUCTO. Es responsabilidad del instalador informarnos sobre los requisitos que tiene que cumplir el tubo y realizar las comprobaciones necesarias.

Hay que ponerse en contacto con una empresa habilitada por Industria con el carnet RITE que disponga de las herramientas y los conocimientos necesarios para hacer un diagnóstico de nuestra chimenea; siempre es mejor prevenir antes que lamentar.

 

CHIMENEA, deshollinado chimeneas, rendimiento, saneamiento chimeneas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies