Estamos acostumbrados a que las chimeneas sean negras, o grises… pero Focus nos propone darle una vuelta de tuerca al diseño de las mismas y nos ofrece la posibilidad de que las pongamos ¡en blanco!

El creador de la Firma Dominique Imbert explica cómo el color blanco confiere al modelo una apariencia completamente diferente : «El juego de luces y sombras que se refleja en la superficie blanca aporta ligereza a este elemento metálico para transformarlo en una verdadera escultura luminosa» y añade «es innegable el encanto mediterráneo que aporta el color blanco».

Si nos fijamos, el contraste entre la superficie exterior blanca y el interior de la chimenea potencia, más si cabe, el brillo que desprenden las llamas del fuego. Por razones obvias, el interior se ha conservado en color negro. En cuanto al interior, la superficie blanca satinada es muy fácil de mantener, tan solo precisa pasarle un  paño húmedo. No obstante, para pequeñas alteraciones, con la chimenea se proporciona un aerosol de pintura blanca resistente al calor intenso.

En pellet también existen algunos modelos en blanco, como estas preciosidades de la casa Ecoforest:

 

 

CHIMENEA, estufas de diseño, innovación, novedades

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies